Editorial

Anastasio Gallego Coto

Resumen


Comercio Justo, no discriminación, medio ambiente, valores… son temas que aparecen en este número de nuestra revista fruto del trabajo y la reflexión de sus autores.

¿Puede haber verdadero comercio si no es justo? El mercado  ha existido desde antiguo en la humanidad como intercambio de bienes y servicios. Lo que no siempre ha existido es la sociedad de mercado.

Zygmunt Bauman mantiene que el gran cambio que se está dando en nuestra sociedad es el paso de una sociedad de productores hacia una sociedad de consumidores. Las calles de las ciudades medievales tomaban los nombres de las actividades que en ellas se desarrollaban: plateros, caldereros, forjadores, etc. En la plaza se desarrollaba el mercado, pero en las calles se desarrollaban las actividades productivas. En el mercado se adquiría todo aquello que se necesitaba y que no se podía hacer en casa. 

Nadie iba a comprar mermelada, ni leche, porque las conservas eran “caseras”, hechas en casa y la leche era proveída por la vaca o la chiva que había en casa.

El Prof. Antonio Cheuiche hablaba que el funcionamiento de una sociedad y sus valores se suelen ver representados en sus edificaciones, así la Edad Media valoraba lo militar y lo religioso, fruto de ello son los castillos y las catedrales; en el Renacimiento el supremo valor era el cuerpo y la naturaleza, y eran los palacios los edificios más representativos. 

En la época moderna el supremo valor será el dinero y sus mayores edificios serán los bancos y las fábricas. Hoy día, en la sociedad de consumidores, las mayores edificaciones serán los centros comerciales, las firmas comerciales, los centros de consumo. 

Un especulador financiero será más importante que un productor, por eso la City de Nueva York se la toma como el centro neurálgico de la economía, mientras la ciudad de Detroit se muere lentamente, y llega a declararse en quiebra, con su cementerio de fábricas.

Y ello nos lleva al tema de los valores. Un tema reclamado hoy por la sociedad en una doble perspectiva pues, si bien por un lado se clama por la “crisis de valores”, la “pérdida de valores”, por otro se predica que “vale todo” en una sociedad que habla de la “competitividad”, de la ganancia sin límites, que se preocupa más de las oscilaciones de la bolsa que de los indicadores sociales en los que las víctimas son consideradas como “daños colaterales no deseados, aunque no evitados”.

Un ejemplo de ello lo tenemos en las decisiones de la Unión Europea sobre cómo actuar en ese inmenso cementerio en que se ha convertido el Mediterráneo: una respuesta militar frente a las mafias de traficantes de seres humanos. Y mientras, los náufragos en medio del mar preocupan, dicen, las mafias, no los países de donde vienen los emigrantes.

Bien dice el proverbio africano: “cuando dos elefantes pelean, la que más sufre es la hierba que pisotean”.

Temas que llaman a la reflexión, al estudio y al compromiso.

La universidad debe asumir los retos de repensar  y crear el ambiente propicio para la creación de nuevos saberes. No puede ser una mera transmisora de conocimientos sin una visión crítica, o una institución de simple capacitación de profesionales para la industria, el comercio o de los funcionarios públicos o privados. La búsqueda del saber por el saber, de la ciencia por la ciencia debe ser el alma universitaria.

Ciertamente que no todos serán investigadores, pero así como en sus inicios la Universidad proveía a la formación de clérigos y frailes (funcionarios religiosos) y también de contadores para el comercio, abogados, médicos y maestros para la sociedad, también creaba escuelas de pensamiento que en la discusión académica y escolástica alumbraba nuevas ideas. Así como Salamanca cuestionó al emperador Carlos V la legalidad de la conquista de América y dio nacimiento a las ideas renacentistas y al racionalismo, hoy día las sociedades deben exigir a las universidades ser fuente de nuevas formas de pensar y ver la realidad.

Enfocar entonces estos temas es cumplir el rol de la Universidad.


Texto completo:

PDF

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.